¿Qué es una sonda térmica?

El sensor de temperatura o sonda térmica, es un dispositivo cuya función es transmitir de un sitio a otro la temperatura, convirtiéndola en una señal electrónica. Esta sonda mide la temperatura y transmite el dato de un dispositivo receptor, el cuál actuará de acuerdo a la forma más conveniente; dicha sonda puede actuar por medios mecánicos o eléctricos.

Este tipo de dispositivos se usa en instalaciones térmicas, domesticas o industriales, como por ejemplo la calefacción o la climatización.

No tiene la misma función de un termostato, pues esta sonda solo se encarga de medir la temperatura del emisor, y lo transmite a un receptor para que este actúe a conveniencia. Como puede ser una lavadora, lavavajillas o cualquier otro electrodoméstico.

Tipos de sondas térmicas

Sondas mecánicas

La sonda mecánica consiste en un bulbo que contiene gas, que al tener contacto con un cuerpo caliente lo dilata; y por medio de un tubo capilar, el aumento de ese volumen es transmitido a otro bulbo, en el cual una membrana elástica produce presión sobre el elemento que controla la temperatura.

Sonda eléctrica

Este tipo de sondas viene de dos tipos: el primero consiste en dos láminas de metal distinto, que es capaz de generar una corriente eléctrica, que varía en función de la temperatura a que se caliente, que recibe el receptor; es decir, el calor del cuerpo a medir afecta a un termopar.

Y el segundo también es usado como elemento sensible a la temperatura, en el cual un material cuya resistencia eléctrica varia con el termistor y la corriente que pasa por él varía en función de ella, de modo que receptor recibe la temperatura del emisor, midiendo la corriente que le llega.

Características para elegir una sonda térmica

Para evitar cometer errores y cualquier tipo de inconvenientes, es necesario tomar en cuenta ciertos aspectos, que son relevantes al momento de elegir la sonda de temperatura que pueda satisfacer una necesidad; por ello es importante tener presente lo siguiente:

Temperatura a medir

Esto va a depender de la estabilidad que se requiera de las sondas y de los rangos de temperatura, por ello es importante conocer los mínimos y los máximos de temperatura, que se van a establecer al momento de hacer la medición.

En este caso, los termopares son más usados cuando se requiera un medidor de temperatura que responda satisfactoriamente en horquillas más altas; en cambio, si lo que se requiere es mayor estabilidad, entonces resulta mejor emplear un transductor y termorresistencias.

Resistencia a vibraciones

Este es otro aspecto importante a tener en cuenta, normalmente los termopares son de construcción más sencilla, por tanto, son más resistentes a las vibraciones, en comparación con las termorresistencias.

Precisión

La exactitud a la hora de medir, es un punto determinante; en este caso, las termorresistencias ofrecen mayor precisión en la medición; teniendo presente que el precio es mayor en comparación con el termopar.

Condiciones externas

Existen una gran variedad de agentes externas, a los cuales hay que prestarle atención, pues ellos influyen considerablemente en la medición de la temperatura; por ello es necesario preguntarse antes de adquirir una sonda térmica, cuales son los elementos y factores que rodean el ambiente y que materiales son más resistentes a esas condiciones.

Tiempo de respuesta

Cuando se dan cambios bruscos de temperatura, las sondas requieren un tiempo de respuesta para retornar a sus valores estables, por ello es importante conocer que los termistores tienen mayor capacidad de respuesta, es decir, la respuesta se hace en menor tiempo.

Usos de la Sonda térmica

Las sondas térmicas, son claves en todas aquellas instalaciones que requieran de una regulación de temperatura proporcional, por ello estos dispositivos se encuentran en:

Instalaciones térmicas

Se usa en los siguientes modos:

  • Regulan proporcionalmente la temperatura usando dos sondas; la primera para medir la temperatura de exterior y la segunda para medir la sonda de contacto; ambas se envían a la centralita que, de acuerdo con la programación introducida, actuará en consecuencia.
  • En instalaciones de calentamiento de agua sanitaria por energía solar, se usa para el correcto funcionamiento de la bomba de recirculación del circuito de colectores.
  • En la regulación de calderas de calefacción que tengan quemador modulante, es decir, potencia de llama variable; se encargan de enviar la temperatura de conducción de retorno mediante la cual, se regulariza la potencia de la llama.
  • En la climatización por aire, también se emplea una sonda que mide la temperatura del aire de retorno.

En la cocina

Los sistemas tradicionales de cocina emplean un termómetro especial, estas sondas actualmente avisan el momento que ha llegado a la temperatura de asado requerida, normalmente están integradas a los mecanismos del horno.

La sonda térmica, permite tener control de la temperatura interna del alimento que se va al horno, para poder lograr el punto exacto de cocción.

Motores eléctricos

La forma más común de proteger un motor es mediante un termistor o sonda térmica PTC, las cuales están fijadas en los devanados y se conectan a un dispositivo de disparo que está fuera del motor.

Otra forma de controlar la temperatura del bobinado o del rodamiento del motor, es mediante el uso de una sonda térmica PT100 y sondas de temperatura tipo BIMETAL.

Mecanismos de energía solar

El sistema de protección térmica que posee la sonda Parker, permite que el interior de la nave permanezca a una temperatura de 30 °C para resguardar satisfactoriamente todos los componentes electrónicos, esta sonda esta hecha de dos capas de carbono para que sea resistente a altas temperaturas.

Sonda térmica más recomendada

Actualmente existen una gran variedad de modelos de sondas térmicas, sin embargo, algunos de ellos se adecuan mejor a las necesidades de acuerdo al uso que debemos darles.

Dentro de este grupo, tenemos la sonda pt100, que es una termorresistencia que se caracteriza por tener una amplia horquilla de temperaturas y los 100 ohms mostrado a 0°C.

Esta sonda usa principalmente el platino como material conductor destacando entre sus ventajas que cuenta con un amplio rango de temperaturas a medir, además de ofrecer respuesta rápida y tener mayor linealidad.