Placas solares para vivienda ¿Cómo se instalan y cuánto cuesta?

¿En cuánto puede salir la instalación de paneles solares en una casa? Aun cuando en algunas ocasiones se puede hacer este trabajo a partir de los 1.000 euros, la media se ubica entre los 2.000 y 10.000 euros para viviendas unifamiliares. Por supuesto, también hay casos en los que la inversión puede ser superior a los 16.000 euros

La instalación de paneles solares en las viviendas se ha convertido en una alternativa más rentable para los españoles, quienes día tras día se deciden por el sistema de autoconsumo, que aprovecha la energía solar fotovoltaica para garantizar electricidad a las viviendas, reduciendo así el pago de las facturas por este servicio.

Instalaciones de sistemas de placas solares: tipos

El sistema de autoconsumo fotovoltaico que se puede instalar en una vivienda suele ser de dos tipos específicamente: conectado a la red eléctrica o totalmente aislado. Esto es algo que depende directamente del tipo de modalidad de conexión más conveniente para el recinto.

Sin conexión a la red de electricidad

Son las instalaciones que no están conectadas a la red de electricidad tradicional, por lo que también se les conoce como instalaciones aisladas. Por tanto, la energía que consume la vivienda es la que proviene netamente de los paneles fotovoltaicos ubicados en la azotea o el tejado.

Es el tipo de conexión con paneles solares que se ubica generalmente en las viviendas de zonas rurales o lugares lejanos en los que no se tiene acceso a la red de suministro. También se puede usar en la ciudad si el usuario lo prefiere como mecanismo para garantizar la electricidad en su recinto.

Para ello, el sistema fotovoltaico debe contar con baterías o acumuladores que suelen reservar la energía para que esté disponible en el momento en el que se requiera, pues es un mecanismo totalmente aislado.

Con conexión a la red de electricidad

Las conexiones de placas solares de autoconsumo son las que están conectadas a la red de electricidad tradicional. Suelen ser de dos tipos:

Sin excedentes

Son aquellos que están conectados a la red pública de electricidad, pero no suelen enviar el excedente de energía a ésta, debido a que tienen un equipo antivertido que impide este proceso.

Con excedentes

Se refiere a las instalaciones fotovoltaicas que envían el excedente de energía a la red de distribución de electricidad. De este tipo de conexión se derivan dos mecanismos: el acogido a la compensación simplificada, en el que se consume la energía captada por las placas y se compra de la red en caso de que el sistema no pueda cubrir la demanda.

En este caso, si no se consume toda la energía producida, ésta se envía a la red de electricidad para que la empresa comercializadora como Endesa, Iberdrola u otra compense los KW cuando realice la facturación. Para esto es necesario que la fuente provenga de energías renovables, que la potencia no supere los y que solo se cuente con un contrato de suministro asociado y consumos auxiliares, en los que se hayan suscrito el respectivo contrato de compensación.

El mecanismo no acogido a compensación es aquel que no cumple con los requisitos anteriores o al que el usuario decide acogerse por decisión propia. Por tanto, en vez de obtener una compensación por los excedentes, éstos se venden al mercado de electricidad, para lo que es necesario que se den de alta como productores en el RAIPRE.

¿Cómo se hace la instalación de placas solares en una vivienda?

La instalación de las placas solares en una vivienda es un proceso que no resulta tan complejo, pues el primer paso para ello es solicitar a la empresa el servicio. En este caso, la compañía se encarga de hacer un estudio personalizado y balance neto que se adapte a las necesidades de electricidad del recinto y se aproveche la cubierta en la que se ubicarán las placas.

Una vez que se hace este análisis, la empresa envía el presupuesto. Después de aceptar dicha propuesta, se lleva a cabo todo el diseño de la forma como se instalarán las placas solares. Es una etapa totalmente técnica, en la que los especialistas instaladores hacen recomendaciones acerca de la mejor forma de distribuir las placas.

Una vez culminado el proyecto se consolida la instalación de las placas solares, para lo que la empresa envía un equipo de expertos, que tiene la responsabilidad de dejar funcionando todo el mecanismo para aprovechar al máximo la energía solar en la vivienda y comenzar a ahorrar dinero por la reducción del consumo de KWh que se refleja en la factura cada mes.

En los casos en los que se opta por los mecanismos de autoconsumo, algunas empresas llevan a cabo los trámites administrativos relacionados con la gestión y legalización de los excedentes, su proceso de compensación, entre otros pasos relacionados.

Para asegurarse que las instalaciones se encuentran en buen estado, la empresa prestadora del servicio realiza un plan de mantenimiento a todos los equipos, el cual debe hacerse con una frecuencia bastante baja.

¿En qué precio puede salir la ubicación de placas solares en la casa?

En España existen diferentes empresas que llevan a cabo el proceso de instalación de las placas solares en las viviendas, cuyo coste depende directamente de las características propias de cada proyecto, pues el tamaño de la instalación, la ubicación del recinto, la cantidad de energía que se requiere y el tipo de mecanismo que se elija condicionan considerablemente el presupuesto.

Esto también depende de su se trata de una vivienda unifamiliar o es un proyecto de autoconsumo colectivo en el que se ven beneficiadas varias casas, pues en este último caso el precio suele ser menor que para un solo usuario. Así, tenemos que el coste medio de este sistema se ubica entre los 600 y los 800 euros por cada metro cuadrado.

Esto quiere decir que para una vivienda unifamiliar ubicada en la ciudad de Madrid que consume entre 50 y 60 euros al mes, el coste de instalación es de 6.000 a 8.000 euros, representando un ahorro aproximado de 25.000 a 30.000 euros durante los años de vida útil de la instalación, que se estima de unos 25 años.