Corriente trifásica ¿Que es y porque es importante?

Se trata de una corriente alterna de tres fases distintas, que divide la potencia suministrada en tres. Su voltaje suele estar entre los 380 y los 400 voltios y la potencia máxima es de 15 kW.

Aunque ya hablaremos en profundidad a lo largo de este artículo, para iniciar es importante comentar que la corriente trifásica o sistema trifásico, es una instalación empleada especialmente en los grandes complejos (fábricas y almacenes especialmente) donde está presente una elevada potencia para fomentar el mejor funcionamiento de los equipos allí presentes, en ese sentido, también cabe destacar que este tipo de corriente es la que más se Susa por los diferentes sistemas propios de la red eléctrica alrededor del mundo. En otras palabras, este es la corriente que emplean los cables de luz que siempre observamos en los postes de electricidad en nuestra ciudad.

De igual manera, para no extender más la información, te invito a que continúes leyendo este artículo, ya que hallarás toda la información necesaria que gira en torno a la corriente trifásica, por lo que tendrás un mayor conocimiento y comprensión de la misma. Así que sin más ¡empecemos!

¿Qué es la corriente trifásica?

Básicamente, la corriente trifásica es un sistema donde produce, distribuye y se consume la energía, asimismo, este se compone de 3 corrientes alternas monofásicas con la mismas frecuencia y amplitud. Del mismo modo, estas preservan un desfase equilibrado de 120 grados eléctricos entre ellas.

De igual manera, cuenta con diferentes ventajas en el suministro de la energía por rendimiento y estabilidad, al igual que una menor pérdida de energía.

En ese sentido, una instalación trifásica aprovechan 3 diferentes corrientes alternas que sustituyen la potencia de manera estable y reparten entre 380 o 400 voltios. A su vez, para un mejor funcionamiento de los diferentes equipos trifásicos, estos cuentan con una potencia de 15 kW.

Tal como parece, en el momento que los equipos necesitan de una potencia contratada que supere los 13. 86 kW, es preciso el empleo del sistema trifásico. En esta línea, este requerimiento va a significar una mayor estabilidad en el sistema cuando se presentan demandas elevadas de energía.

¿Para qué sirve la corriente trifásica?

Los sistemas trifásicos aumentan la capacidad de la energía que puede transportarse por medio de estos, ya sea la que puede distribuir o aquella que puede generar. Como ya explicaba en el punto anterior, la corriente trifásica suele tener un voltaje de 380 voltios hasta los 400 voltios. En ese sentido, este tipo de energía eléctrica es la que se utiliza en las fábricas grandes, motores, al igual que las instalaciones de la red eléctrica e incluso paneles solares.

En líneas generales, estamos hablando de un sistema de energía alterna que es empleada cuando los diferentes equipos de algún lugar (casa, fábricas…) requieren de una potencia superior a 14.49 kW, es decir, una potencia elevada.

¿Cómo puedo saber si mi instalación es monofásica o trifásica?

Hasta el mes de octubre del pasado 2018 según tenías una instalación trifásica o monofásica tenía gran influencia en la determinación sobre la potencia contratada a la cual debías optar, y en gran parte de los casos, la tarifa a la que podías tener acceso, lo cual representaba un encarecimiento innecesario sobre la facturación del servicio de luz. No obstante, desde la aprobación del Real Decreto de ley 15/2018, ha cambiado notablemente toda esta situación, ya que eres tú quien tiene la opción de ajustar tanto la potencia contratada como la tarifa a tus requerimientos.

En ese sentido, para comprender la diferencia entre la corriente trifásica y monofásica es necesario poner la mirada sobre el ICP, un dispositivo en el que podrás hallar sobre el cuadro de luces, en otras palabras, acudir al principal cuadro eléctrico del inmueble.

Si quieres cerciorarte que presentas una instalación de tipo monofásica, es necesario que compruebes a través del cuadro eléctrico del inmueble que son dobles los dispositivos. Mientras que en caso de ser triples los dispositivos del cuadro eléctrico, estaremos hablando de una instalación trifásica. De igual manera, no voy a entrar mucho en detalle, ya que trataremos este tema de manera específica mas adelante.

Siguiendo con este punto, vale aclarar que las instalaciones monofásicas pueden estar compuestos por 2 o 3 cables, los cuales se denominan de la siguiente manera:

1. Bipolares en caso de ser dos cables

En este caso cuando hay presencia de dos cables, uno de ellos (cable marrón) es la fase donde la corriente eléctrica circula, mientras que el otro (cable azul) es el punto neutro.

2. Se denominan tripolares cuando la instalación cuenta con tres cables

En este caso se encuentran los mismos cables del punto anterior (cable de fase y neutro) con la inclusión de un tercero, el cual se denomina como toma de tierra, o simplemente tierra, y es el encargado de blindar a los diferentes equipos eléctricos del inmueble de cualquier aumento desmedido de la tensión.

Diferencia entre corriente monofásica y trifásica

Entre la corriente trifásica y monofásica podemos encontrar muchas diferencias, entre las que destacan:

1. Constitución

Mientras que una instalación de tipo monofásica emplea una corriente alterna por medio de una sola fase, los sistemas trifásicos usan tres corrientes alternas repartidas en las distintas fases, lo que da lugar a unos 120º eléctricos de diferencia entre cada una de las fases de corriente alterna.

2. Voltaje

Por parte de la corriente monofásica y sus diferentes sistemas, el voltaje es más reducido en comparación a los sistemas de corriente trifásica. Mientras que por un lado tenemos los 220 – 230 voltios en la corriente monofásica, por el otro encontramos los 380 voltios de la corriente trifásica.

3. Potencia

La corriente trifásica por su parte requiere una potencia que supere los 13.86 kW, esto para que los diferentes elementos eléctricos conectados a ésta puedan funcionar de manera óptima. Por otro lado, una corriente monofásica para que puedan funcionar correctamente sus diferentes componentes, la potencia requerida es menor.

4. Uso

Por un lado encontramos a la corriente trifásica, la cual está directamente relacionada a las fábricas, motores y grandes almacenes, mientras que la corriente monofásica presenta una utilización mejor posicionada para casasy aquellos equipos eléctricos con un empleo más común, como sucede con la mayoría de electrodomésticos.

Ventajas de la corriente trifásica

Los sistemas de la corriente trifásica cuentan con diferentes ventajas a su favor, siendo su principal fuerte la reducción en el consumo de la energía eléctrica por parte de las líneas que transportan la energía y en los transformadores empleados para ello.

Asimismo, los sistemas trifásicos presentan además un rendimiento elevado por parte de los receptores, sobre todo aquellos motores eléctricos, los cuales son alimentados con una potencia constante por parte de la instalación trifásica.

En ese sentido, para continuar destacando sus numerosas ventajas, podemos ordenarlas de la siguiente manera:

Mayor producción

Por parte de los aparatos trifásicos su producción será siempre de mayor escala que los equipos monofásicos con un tamaño similar.

Requieren menos material

Cuando se lleva a cabo una transmisión y una distribución de la energía, en el caso de los sistemas trifásicos la necesidad de cobre y demás materiales conductores es menor, esto en comparación a un sistema monofásico con una presentación simple en voltios/amperios y Para el voltaje, provocando una transmisión con un menor costo a nivel económico.

Campos magnéticos

Empleando un sistema trifásico es posible que se puedan generar campos magnéticos que sean rotatorios con unos bobinados estacionarios. Asimismo, esta es la razón por la que aquellos motores trifásicos tienen la cualidad de autoarranque.

Mayor potencia

En punto se da a resaltar que por parte de los motores monofásicos su factor de potencia es menor en comparación a los equivalentes motores trifásicos.

Mayor uniformidad

En el caso de los equipos convertidores (como lo son los rectificadores) se presenta un voltaje de salida por medio de la corriente continua, la cual es más uniforme siempre que el número de fases presenta un incremento.

Del mismo modo, podemos destacar otros tres puntos:

  • En un sistema de tipo monofásico, se presentan fluctuaciones en la potencia según el tiempo, lo que provoca una serie de vibraciones notables por parte de los motores monofásicos. En ese sentido, los sistemas monofásicos presentan mayor pobreza en su rendimiento. Asimismo, la potencia instantánea es constante por parte de los sistemas trifásicos.
  • Los sistemas trifásicos brindan una salida con mayor estabilidad.
  • Un suministro monofásico se puede conseguir de los diferentes circuitos trifásicos, sin embargo, una alimentación trifásica no se puede obtener por parte de los motores monofásicos.

¿En qué aplicaciones se utilizan los sistemas trifásicos?

Para dar respuesta a este punto, vale decir que los generadores empleados en las centrales eléctricas son de corriente trifásica, debido a que su conexión con la red de electricidad es necesario que sea trifásica, claro, esto no sucede en aquellas centrales cuya potencia es poca. Del mismo modo, los sistemas trifásicos son usados especialmente en el campo industrial, ya que las máquinas cuentan con motores adecuados para este tipo de tensión.

Por otro lado, este sistema se puede notar en aquellas instalaciones de energía solar, ya que a pesar que la mayoría de estos equipos fotovoltaicos para el uso doméstico cuentan con un sistema monofásico, también existen determinados kits solares que brindan corriente trifásica.

Asimismo, las grandes centrales solares cuentan con un sistema trifásico porque su conexión hacia la red de electricidad tiene que ser trifásica.

¿Cuándo se necesita una instalación trifásica?

Aunque ya hablaremos de esto de manera detallada más adelante, podemos decir que este tipo de instalaciones se precisan en aquellos escenarios donde es requerida una potencia mayor a los 13.86 kW para que los equipos puedan funcionar.

De igual manera, en casos donde esté tipo de instalación trifásica se encuentra en casas antiguas se recomienda realizar el cambio a una instalación monofásica, ya que el ahorro de dinero será mayor.

En ese sentido, es necesario destacar que las instalaciones de tipo trifásica cuentan con las siguientes características:

  • Presentan tres fases, las cuales cuentan con tres diferentes corrientes alternas, cuya función es dividir la potencia recibida por la instalación en tres partes.
  • Su tensión media se encuentra entre los 380 o 400 voltios.

¿Puedo utilizar un aparato trifásico en una corriente monofásica?

De poder claro que se puede, eso sí, en este tipo de escenarios es importante contar con un adaptador para el enchufe trifásico para convertirlo en monofásico. A su vez, también se puede hacer en caso contrario, el cual se hace en caso de emplear un equipo monofásico en una instalación trifásica.

Sin embargo, hay que tener en cuneta que todos los equipos monofásicos son diseñados para sus propias instalaciones monofásicas, al igual que los aparatos trifásicos para las instalaciones trifásica, por lo que el funcionamiento no será el más óptimo si no se encuentran en su escenario específico.

De esta manera, un aparato monofásico cuya potencia sea media-alta funcionando en una instalación trifásica provocará un sobresalto considerable en la facturación de manera repetida, puesto que estos equipos presentan un diseño pensado en recibir en una fase toda la potencia.

¿Cuál es la mejor para mí?

Para optar entre una variante u otra de instalación, lo primero que se debe realizar es un cálculo que determine la potencia que cada equipo eléctrico consume:

Cómo he comentado ya en un inicio, si por un lado no requieres de la contratación de una potencia superior a los 13.86 kW, entonces se aconseja la instalación monofásica. En este caso, se pagará menos y por ende, habrá menos sobresaltos.

Por otro lado, si dicha potencia supera a los 13.86 kW, es decir, que esta potencia se queda corta, en ese caso se debe opta por un sistema de corriente trifásica. En este sentido, es importante que cuentes con aquellos equipos trifásicos, ¿por qué digo que es fundamental? Porque la mayoría de equipos son monofásicos.

En este caso, se presenta un inconveniente, y es que la potencia que se contrata será repartida entre sus tres fases, provocando que en el caso de tener equipos monofásicos, lo más probable es que el límite de potencia se exceda, lo que representa pasar por muchos sobresaltos.