Baja tensión eléctrica ¿Qué es?

Según el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión de España, se considera instalación de baja tensión eléctrica a aquella que distribuya o genere energía eléctrica para consumo propio y a las receptoras en los siguientes límites de tensiones nominales: Corriente alterna: igual o inferior a 1000 voltios.

Tomando esto en cuenta, te invito a que continúes leyendo el presente artículo ya que no sólo hablaremos sobre la diferencia que presenta la baja tensión eléctrica con respecto a la tensión media y alta, sino que además vamos a comentar otros aspectos relacionados con este tipo de instalaciones, así que para no extenderme más ¡Vamos a ello!

¿Qué es la baja tensión?

Primero que nada vamos a comentar un poco sobre la tensión eléctrica, y a pesar de que vamos a comentarla más a detalle en el siguiente punto, tener una idea sobre este concepto nos ayudará a comprender de mejor manera la baja tensión eléctrica, en ese sentido, podemos decir de manera general que la tensión eléctrica es el voltaje por el la electricidad circula entre dos cuerpos, y está representada como voltios.

En ese sentido, es por medio del voltaje que se detallan las principales diferencias entre los diferentes tipos de tensión eléctrica. Asimismo, es considerada como baja tensión eléctrica aquella que produce la energía eléctrica empleada para el consumo de la población general, además de las receptoras que cuentan con la tensión nominal que detallamos a continuación:

¿Qué es la tensión eléctrica?

Conocida también como diferencia de potencial, la tensión eléctrica es una magnitud física que presenta una cuantificación de la diferencia eléctrica de potencial presente entre 2 puntos. Lo que en otras palabras es el voltaje que pasa por ambos cuerpos.

Con una definición más técnica, la Real Academia Española (RAE) la tensión eléctrica se define como el ‘voltaje con el que se lleva a cabo una transmisión de la energía eléctrica’ o, como el voltaje entre dos electrodos o polo’.

Si 2 puntos con una diferencia en cuanto a su voltaje se cruzan mediante un agente conductor, es genera en este caso un tránsito de electrones. Asimismo, el punto que presente un mayor voltaje le cede por medio del conductor una parte de su carga al punto con menor potencial (voltaje), esto hasta que ambos puntos presenten una igualdad en su voltaje. Este proceso es lo que se denomina como corriente eléctrica.

En ese sentido, la electricidad se diferencia según su voltaje, es decir a menor voltaje se denomina como baja tensión eléctrica y a mayor voltaje, se denomina como alta tensión.

Voltaje de seguridad demasiado bajo

En el interior de los sistemas de baja tensión eléctrica también resaltan aquellos que están clasificados en un rango muy bajo, donde se incluyen aquellos menores a los 24 voltios en sitios húmedos, y en lugares secos, menores a 50 voltios.

Voltaje de seguridad bajo

Por esta parte, a menor tensión por parte del sistema eléctrico, mayor será la seguridad por parte del mismo, por lo que el conocimiento por parte de quienes se implican con este tipo de instalaciones no precisa de especializaciones o sistemas para la protección muy complejos. No obstante, siempre se aconseja que el contacto directo sea realizado de forma prudente con la instalación, es necesario que se tomen todas las medidas recomendadas para preservar el bienestar y, tener las nociones sobre estas instalaciones de baja tensión eléctrica.

Instalaciones eléctricas de baja tensión

Tener el conocimiento sobre cuáles son las aquellas instalaciones de baja tensión eléctrica es algo necesario cuando se quiere lograr una mejor compresión de este tipo de tensión, en ese caso, este tipo de instalaciones son aquellas que producen o distribuyen la energía eléctrica para el consumo propio del usuario final.

No obstante, su concepto globalizado se refiere, a que son aquellos contenedores de corriente alterna con métricas iguales o inferiores a los 1.000 voltios y, una corriente alterna igual o inferior a los 1.500 voltios, tal como lo comentaba en un inicio.

¿Cuáles son las instalaciones de baja tensión? Tipos

En este punto vamos a tocar los diferentes puntos relacionados con las instalaciones de baja tensión eléctrica y sus diferentes, en ese sentido, podemos destacar los siguientes conceptos:

Sistemas de generación

En este caso los sistemas de generación son quienes tienen la talla de estar caracterizados por otras manera de energía, las cuales producen una fuerza electromotriz que se convierte en energía eléctrica.

Dispositivos de transporte

Estos dispositivos de transporte son las redes eléctricas que se encuentran conectadas a los demás equipos eléctricos. Igualmente, cabe destacar que se denominan como subterráneos cuando se instalan en trincheras y galería.

Instalaciones de transformadores

En estas instalaciones después de cambiar determinados parámetros, toda la energía eléctrica recibe una serie de características propias que son diferentes a las principales. Un claro ejemplo de ello son los centros de transformación, como los son las estaciones de transmisión de la electricidad o las estaciones de distribución de la energía eléctrica, donde la tensión presenta un cambio.

Receptores

Tanto en las viviendas particulares como en algunos edificios con un fin industrial o en su defecto comercial, son usados en gran medida este tipo de receptores.

Asimismo, con respecto a las plantas generadoras, en este caso convierten la energía eléctrica en otras variantes de energía con una utilización más común. En ese sentido, estos sistemas eléctricos receptores están compuestos por 5 elementos diferentes, los cuales son:

  • Fuente de alimentación: En este caso la energía eléctrica externa se establece en el sistema receptor por medio de la fuente de alimentación.
  • Conductor: En un sistema eléctrico los conductores son cables y alambres, los cuales a través de ellos la corriente puede fluir a los demás componentes en el resto del sistema.
  • Puntos de consumo:Estos son los últimos receptores de la energía, y son los encargados de transformarla en otro tipo de energía.

¿Qué diferencia hay entre alta, media y baja tensión?

Cuando nos referimos a las instalaciones eléctricas, surge siempre la misma duda ¿Qué diferencia hay entre la tensión alta, tensión media y baja tensión eléctrica? En ese sentido, podemos empezar comentando el significado de estos conceptos, y es que estos hacen referencia al tipo de tensión que se encuentra en un circuito eléctrico, lo que conocemos de manera más simple como voltaje, el cual explicado de manera muy básica, es la diferencia del potencial eléctrico que permite su circulación por una red o instalación eléctrica. Asimismo, el voltaje tiene su medida en voltios, la cual se llama en honor al físico (quien inventó la primera batería) Alessandro Volta.

Asimismo, para crear una noción más concreta al respecto, usemos el ejemplo de una pila común, la cual tiene una tensión de 1.5 voltios, por otro lado, en una instalación eléctrica encontramos miles de voltios, mientras que un rayo cuenta con millones de voltios.

Es por ello que es más frecuente expresar la tensión eléctrica por medio del kilovoltio (unidad de medida cuyo símbolo es kV), el cual es la representación de mil voltios.

La posibilidad que existe de variar con facilidad el voltaje es el pilar principal del funcionamiento por parte del sistema eléctrico. En ese sentido, lo más importante de cara a la elevación del voltaje es que brinda la disposición de trasladar la electricidad a distancias bastante considerables, a su vez, también tiene la posibilidad de hacer ajustes en la potencia que puede transportar.

Conclusiones generales

Si bien no se trata de una norma que está pactada de manera general, se puede decir que una red de 220 kV puede realizar un traslado de la electricidad a unos 220 km, mientras por el lado de una línea de 25 kV puede hacer un transporte de 25 km y una baja tensión eléctrica de 230 voltios puede llegar a los 230 metros.

Del mismo modo, se puede concluir que el voltaje está proporcionado con la potencia que puede transportar, por tanto, una red eléctrica de 220 kV tiene la capacidad de transportar unas 8,8 veces más electricidad que aquellas líneas de 25 kV.

De esta manera, si nos referimos a la diferencia entre la tensión alta, media y baja nos estamos refiriendo al potencial de la electricidad que una instalación eléctrica puede transportar, en ese sentido, para mencionar los tres tipos de tensión eléctrica destacamos su principales aspectos a continuación:

Alta tensión para transportar la electricidad

Como primer lugar hacemos mención a las instalaciones de alta tensión eléctrica, las cuales rebasan un voltaje de 36 kV, sin embargo, por el lado de Cataluña, los 110 kV, 220 kV y 400 kV son los voltajes más empleados. Asimismo, es normal que la alta tensión se use especialmente para que la electricidad puede ser transportada a grandes distancias, empezando en el punto de generación hasta las subestaciones.

De igual manera, como ya explicaba anteriormente, este tipo de tensión es clave para que la electricidad se pueda transportar a grandes distancias, ya que para reducir la intensidad que transita por la línea, es necesario que la tensión se eleve, por lo que se evitan pérdidas de energía por culpa del calor generado en los cables conductores y demás aspectos.

Con respecto a los problemas que pueden generar las instalaciones de alta tensión eléctrica, como por ejemplo la leucemia, vale decir que al menos en la actualidad no existe algún tipo de estilo que demuestre que en realidad sea así.

No obstante, a pesar de ello sí que es de vital importancia para nuestra seguridad que los cables de tensión eléctrica se encuentran lejos de la población, ya sea bajo tierra o en las torres eléctricas, es por ello que siempre se procura que no pasen en lo más mínimo por zonas urbanizadas.

Media tensión para la distribución de la electricidad

Cuando la electricidad empieza a ser transportada dese la central eléctrica (lugar donde esta se ha generado) hasta el lugar específico donde se va a consumir, en la mitad del proceso tiene que pasar por la subestación eléctrica, y es en este punto donde la corriente eléctrica pasa de tener una alta tensión a una media tensión. En este caso, todas las instalaciones de tensión media presentan un voltaje que va desde 1 a 36 kV, sim embargo, al menos en Cataluña se utiliza en mayor medida un voltaje de 25 kV.

De manera habitual, la tensión media es usa para la transportación de la electricidad desde las distintas subestaciones, hasta los puntos de consumo, siendo a partir de aquí donde se brinda el suministro de energía eléctrica para los poblados y barrios.

Igualmente, las líneas de tensión media pueden ser también subterráneas o aéreas, siendo las subterráneas quienes menor riesgo presentan, pero de igual manera, cada una debe estar ajustada a una serie de requisitos.

Cabe destacar, que en España debido a la falta de reglamento para las instalaciones de media tensión eléctrica, estas se engloban técnicamente en la categoría que ocupan las instalaciones de alta tensión.

Baja tensión para el consumo de la electricidad

Y por último, para que la red eléctrica se pueda consumir en las viviendas, empresas y demás sectores donde se emplean circuitos y equipos con un tipo de voltaje más estándar (aproximadamente unos 220-230 voltios), es preciso la transformación de la tensión media a baja tensión eléctrica.

Este es un proceso que se hace por medio de las instalaciones transformadoras, las cuales se sitúan cerca de los distintos puntos de consumo, y, es a partir de este punto de consumo donde la electricidad se distribuye a todas las viviendas, empresas, comercios y demás.

Asimismo, la baja tensión eléctrica es aquella usada en la gran mayoría de equipos eléctricos, además, también es la que menor peligro representa de los otros dos tipos de tensión, no obstante, es importante que sus instalaciones tengan la protección necesaria para evitar riesgos.

Al mismo tiempo, es de vital importancia que este tipo de instalaciones sean manipuladas por un equipo capacitado y equipado para ello.