Todo sobre alta tensión eléctrica ¿Qué es?

Los sistemas de alta tensión eléctrica son aquellos que emplean energía eléctrica con una tensión eficaz nominal superior a algún límite preestablecido. No existe ninguna transición física abrupta que marque el límite entre baja tensión y alta tensión; el límite se establece por acuerdo.

A esto surge la duda de las diferencias que se puedan presentar en la tensión alta, media y baja, y claro, como puede parecer obvio, su diferencia se encuentra en su voltaje, el cual va a dictaminar que tipo de tensión presenta la electricidad.

Asimismo, también existe un concepto que no está del todo claro en la población, y es la diferencia entre los términos de potencia y la energía que presenta nuestra factura de luz, y para no adelantar mucho sobre ello, es importante dejar claro que ambos conceptos son necesarios conocerlos, ya que influyen en nuestra facturación y pueden permitirnos un ahorro.

En ese sentido, también es necesario dejar claro un término que vamos a emplear mucho a lo largo de este post, y es el kilovoltio (kV), el cual es un sistema de unidad que se utiliza para expresar la tensión presente en la energía eléctrica, además, vale aclarar que es el equivalente a los 1.000 voltios.

De esta manera, cuando se habla sobre la diferencia existente entre la tensión alta, tensión media y tensión baja, se refiere especialmente sobre el potencial de la electricidad (voltaje)que puede ser transferida por parte de una instalación eléctrica.

A todo esto, seguro estarás con poco conocimiento sobre cada concepto, es por ello que te invito a continuar leyendo este artículo, ya que hablaremos de toda la información que rodea a la tensión alta, además de las diferencias que presenta con respecto a los otros dos tipos de tensión.

¿Qué es la alta tensión?

Antes de empezar a desarrollar como tal el concepto de la alta tensión, es necesario tocar en primer lugar en que consiste la tensión eléctrica, aunque de manera breve, ya que hablaremos más a fondo en el siguiente punto. De igual manera, tensión eléctrica en líneas generales es el voltaje que concede el poder a la electricidad de circular de un cuerpo hacia otro.

Asimismo, es el voltaje quien dictamina si la tensión es baja, media y alta, las cuales presentan sus diferencias y hablaremos de ellas más adelante, ya que estas son claves para entender que tipo de tensión eléctrica podemos encontrar.

¿Qué es la tensión eléctrica?

Cómo ya explica a anteriormente de manera breve, la tensión eléctrica, conocida también como diferencia de potencial, es una magnitud de la física que se encarga de cuantificar la diferencia del potencial eléctrico que presentan dos puntos. En otras palabras, es el voltaje con el cual la electricidad pasa de estar en un cuerpo hacia otro, es por ello que se denomina voltaje, cuya unidad de medición es el voltio.

En ese sentido, si dos puntos (denominados A Y B) que presentan una diferencia de potencial se juntan por medio de conductor, en este caso de genera una circulación de electrones. Asimismo, el punto con un mayor potencial (el punto A en este caso) cede una parte de su carga para el punto con mejor potencial (el punto B) a través de un conductor hasta que estos dos puntos puedan igualar el potencial eléctrico que presentan. Del mismo modo, este traslado que se presenta entre por parte de las cargas, es lo que está denominado como la corriente eléctrica.

Alta tensión: para transportar electricidad

En líneas generales, las instalaciones con alta tensión eléctrica son aquellas que sobrepasan la barrera del voltaje de 36 kV. De manea habitual, la alta tensión eléctrica es empleada especialmente para el traslado de la electricidad a distancias grandes.

En ese sentido para lograr ese traslado considerable de la electricidad, es necesario que la tensión sea incrementada, ya que esto hará que la intensidad que fluye por la línea disminuya, de esta manera, se previenen todo tipo de pérdidas de la energía provocadas por el calentamiento que presentan los cables de conducción y los demás fenómenos electromagnéticos. De igual manera, la línea de transporte de la electricidad forma parte de este tipo.

Asimismo, según lo indicado en el reglamento, se ha estipulado que las instalaciones para ser consideradas de alta tensión eléctricason aquellas producen, transportan, transforman, empleen o distribuyan una energía eléctrica que presente una tensión superior a unos 1.000 voltios de valor nominal.

Media tensión: para distribuir la electricidad

En el momento que la electricidad se ha trasladado desde el sitio donde se generó (es decir, la central eléctrica en este caso) hasta el punto de concentración donde es requerida para su utilización, esta pasa por una pequeña subestación eléctrica que se encarga de convertir la electricidad con una tensión alta en una con tensión media.

También, cabe destacar que las instalaciones de tensión media presentan un tipo de voltaje de 25 kV, el cual es el más utilizado. Igualmente, las líneas te tensión media también pueden ser de tipo subterráneo o aéreo, a su vez, que por medidas de seguridad tienen que contar con ciertos requerimientos.

Es más, al menos en España se pueden hallar incluso en la misma categoría donde se encuentran las redes de alta tensión, y esto se debe a la ausencia de una normativa específica que se enfoque en las instalaciones de tensión media. Asimismo, la electricidad de las zonas con grandes consumos como los hospitales, industrias o aeropuertos, presentan una tensión media. Al mismo tiempo, también se ubican en la producción y distribución de la energía eléctrica.

Baja tensión: para consumir la electricidad

La tensión baja es aquella que se utiliza por parte de la gran mayoría de equipos eléctricos y, es aquella que presenta un menor riesgo de peligrosidad que la tensión media y alta, de igual manera, con el objetivo de evitar al máximo la aparición de algún tipo de accidente, es importante que las instalaciones cuenten con la protección de los interruptores y los diferenciales que se encuentran en la entrada de los inmuebles.

A su vez, vale aclarar que las instalaciones de este tipo se encuentran con la obligación constante de ser trabajadas y manipuladas por un personal capacitado para ello. Asimismo, la puesta en acción en las instalaciones de tensión baja precisas de un trámite para su legalización.

Para finalizar, podemos encontrar este tipo de tensión sobre todo en el sistema de alumbrado público y en las viviendas.

Recorrido de las líneas de alta tensión

Entonces, ahora llegó el momento en el que se requiere comentar el recorrido que la energía eléctrica de alta tensión conlleva, y es que no sólo pasa por este tipo de instalaciones, sino que además precisa de otra serie de procesos. En primer lugar, esta inicia su recorrido saliendo de la central energética (quien es la productora de la energía eléctrica) y por medio de las que se denominan como ‘planas elevadoras’ esta se eleva hasta los cables de la alta tensión, quienes son los responsables de su traslado hasta una línea de reparto.

Asimismo, una vez estando allí, esta es destinada a las diferentes subestaciones, lugar donde será transformada para ser finalmente enviada a todas las empresas que ocupan de su distribución (viviendas, edificios…), permitiendo el uso que ya todos conocemos de la energía eléctrica.

Clasificación de la línea de alta tensión

Estas redes de transporte pueden ser clasificadas en función de la potencia que suelen distribuir. De igual manera, en España, según lo indicado en el Real Decreto 223/2008, estas se pueden segmentar entre 4 categorías diferentes que permiten diferenciar entre las distintas líneas de tensión alta, las cuales mencionamos a continuación:

¿Cuándo se considera la alta tensión como Categoría Especial?

Se considera la tensión eléctrica nominal como ‘especial’ cuando es igual a un voltaje superior a los 220 kV o en su defecto llega hasta los 240 kV. Además, cabe destacar que la línea de transporte de la electricidad a distancias grandes presenta en la mayoría de escenarios una tensión alta con Categoría Especial.

¿Cuándo se puede considerar como 1ª Categoría?

Se considera de primera categoría cuando la tensión nominal rebasa el límite de los 66 kV y es inferior a los 220 kV, además de las tensiones medias cuando son de 110, 132 y 150 kV. En ese sentido, tanto la red de transporte de la electricidad y el sistema de la distribución de esta energía eléctrica, en muchas ocasiones presenta una tensión alta de primera categoría.

¿Cuándo se considera de 2ª Categoría?

Se considera de segunda categoría cuando la tensión nominal supera los 30 kV, o si por el contrario está en el mismo nivel o inferior a los 66 kV. De igual manera, también se consideran en esta categoría a esas tensiones normalizadas que son de 45 y 66 kV. Asimismo, en muchas ocasiones, el sistema encargado de la distribución de la energía eléctrica se ubica en una tensión alta de segunda categoría.

¿Cuándo se considera de 3ª Categoría?

Se considera 3ª Categoría cuando la conocida tensión media está presente, asimismo como se menciona en el caso anterior. En ese sentido, cuando la tensión nominal supera la berra de 1 kV, además de ser igual o inferior de los 30 kV.

Distancia de las líneas de alta tensión

Ahora, es importante explicar desde un inicio que estas estructuras cuentan con diferentes factores poco beneficiosos, la cuales deben ser mencionadas. El proyecto enfocado en el reglamento de líneas aéreas de alta tensiónesta realizado con el fin de preservar la adecuada separación del suelo, y es que estos contactos en cierta medida pueden resultar peligrosos. Por esta razón es fundamental presentar una distancia segura con respecto a la red de alta tensión, siendo esta una de las razones con mayor peso para que este tipo de instalaciones se encuentren fuera del alcance de cualquier zona poblada, esto como una medida de seguridad.

Es por esto que también se implementado el desarrollo de un tipo de proyecto enfocado en las líneas subterráneas de tensión alta, la cual se usa con los cables subterráneos para que se pueda llevar ese mismo servicio. En ese sentido, esta se utiliza como una medida de contención cuando se encuentran en zonas cercanas a los urbanismos, los cuales como ya explicaba presentan un mayor riesgo si se implementan con una línea aérea. Igualmente, este contexto presenta la ventaja de que al estar bajo tierra no cuenta con los mismos inconvenientes propios de las líneas aéreas.

Contaminación por las líneas de alta tensión

La contaminación es algo que las líneas de alta tensión pueden producir, y es que pueden desencadenar diferentes tipos de contaminación en el ambiente. En primer lugar resalta el hecho de los impactos ambientales generados por parte de la torre de transmisión cuando son instaladas, ya que eliminan absolutamente toda la vegetación alrededor y fragmenta a todo el territorio, desencadenando cambios drásticos en el suelo donde están ubicadas, el cual se torna más seco y se vuelve más propenso a incendiarse debido al calor generado.

Otro agente afectado en gran medida son las aves, y es que según las estimaciones de las organizaciones ecológicas españolas, al menos unas 30 mil aves perecen por culpa de un impacto eléctrico en estas instalaciones.

Asimismo, también los gases del efecto invernadero presentan un incremento en los alrededores de estas instalaciones, las cuales emplean todo tipo de combustible (sobre todo aceite) para que puedan funcionar.

Y por último pero no menos importante, relata el hecho de los grandes impactos que estas subestaciones presentan a la salud, ya que en estos lugares se emana un tipo de radiación que en determinados casos ha sido la responsable de la producción de cáncer, en ese sentido, siguiendo los diferentes estudios realizados por la Agencia Internacional de Investigación y de la Universidad de Oxford con respecto al cáncer, se demuestra la influencia que tiene la radiación con respecto al cáncer. Del mismo modo, esto es provocado debido a ese contacto permanente con estas líneas.