Paneles solares fotovoltaicos ¿Qué aplicaciones tiene en empresas?

Si existen dudas acerca de la mejor placa solar que existe en el mundo, se hace muy evidente que es la SolarWorld, conocida ahora como SunPower, a quien también le siguen de cerca SHARP Solar y Schott.

En la actualidad, en España existe una gran variedad de empresas que está optando por la instalación de paneles solares como mecanismo para generar la electricidad que necesita el recinto para cubrir la demanda de energía, favoreciendo así el desarrollo sostenible de las Pyme y grandes industrias.

¿Qué tipo de instalación fotovoltaica se puede usar en una empresa?

Tal como ocurre con una vivienda, la instalación de paneles fotovoltaicos en una empresa puede llevarse a cabo con dos modalidades diferentes: autoconsumo y aislada, por las que se opta dependiendo de las necesidades de cada compañía.

Instalaciones de paneles solares de autoconsumo

Estas son las placas solares que se instalan en la empresa, sin prescindir de la conexión a la red de electricidad común. Este autoconsumo fotovoltaico suele usar la electricidad generada por los paneles durante el día y solo requerir la de la red eléctrica en los momentos en los que no hay luz solar.

Con esta modalidad, el usuario paga solamente la energía que toma de la red y el proyecto de instalación se adapta a las condiciones de la empresa, tal como la superficie disponible para las placas y el consumo de energía del lugar.

Instalaciones de paneles solares de tipo híbrido

Estos son los paneles solares que usan la energía solar para la generación tanto de energía eléctrica como de calor, dentro de un solo modulo solar, representando una tecnología perfecta para cubrir la demanda energética de una empresa.

En los sectores en los que el consumo de electricidad es bastante elevado, la modalidad híbrida es una de las mejores alternativas para la producción de calor y electricidad, en especial las industrias en los que el espacio en cubierta es poco.

En el caso de las empresas no es muy factible el uso de la energía solar fotovoltaica de tipo aislada; es decir, aquella que está totalmente desconectada de la red de electricidad, en vista de que el consumo energético de las compañías suele ser muy elevado y podría no cubrir la demanda por completo.

¿Por qué usar las celdas fotovoltaicas en una compañía o empresa?

Son varias las razones por las que el uso de los paneles solares resulta una apuesta segura para las grandes, pequeñas y medianas empresas, pues más allá de garantizarles una mayor eficiencia energética, produce los siguientes beneficios:

Ahorro de dinero por el pago del servicio

Por supuesto, este es el beneficio más obvio, pues favorece la economía al incrementar la producción de electricidad proveniente de energías renovables sin necesidad de pagar más en la factura mensual.

El porcentaje de ahorro que esto representa, así como el tiempo de amortización, hacen mucho más beneficiosa la inversión en este sistema para aquellas empresas que registran un consumo energético elevado. Además, estos equipos tienen un período de vida útil muy extenso que supera los 20 años.

Energía totalmente ecológica

Sin duda alguna, la sostenibilidad es uno de los factores que más valor agregan a los sistemas que funcionan con placas solares fotovoltaicas, pues ayudan a reducir la emisión de gases y otras sustancias tóxicas que suelen contaminar el medio ambiente.

Esto tiene una repercusión bastante interesante en la imagen de marca de las compañías, en vista de que ayuda a promover e impulsar un mensaje positivo y ecológico entre los clientes potenciales. Esto es posible reforzarlo con estrategias de marketing que comprueben este hecho.

Aprovechamiento ideal de recursos naturales

Uno de los mejores países de Europa que tienen más tiempo de exposición a la luz del sol es España, una condición que favorece el aprovechamiento de los recursos naturales renovables para la generación de energía eléctrica que utilice como fuente la luz solar.

Esto es algo que beneficia directamente a las empresas que funcionan en el país, en especial durante el día, en vista de que pueden hacer uso de un sistema de electricidad con placas solares la mayor parte del tiempo, reduciendo de esa manera el gasto por el consumo de energía eléctrica cada mes.

Se adapta a cualquier tipo de empresa

Cualquier tipo de empresa, sin distinción del tipo de actividad que realice y el sector al que pertenece, puede instalar placas solares para aprovechar al máximo todos los beneficios que eso representa, por lo que cada proyecto se acopla a sus condiciones y necesidades específicas.

Además, la inversión se puede escalar. Aun cuando exista un consumo elevado, no es necesario que toda la cubierta se llene de placas. Pues puede hacerse una instalación con las dimensiones más convenientes para colocar placas de alta eficiencia, con una potencia elevada de KW capaz de cubrir todala demanda de la compañía.

Se puede acoger a las subvenciones

Otra de las grandes ventajas que tiene la instalación de equipos fotovoltaicos en las empresas es el hecho de que se pueden acoger fácilmente a las exenciones fiscales y subvenciones disponibles a escala regional y nacional, pues es algo que ayuda a reducir las emisiones, contribuyendo notoriamente a hacer frente a la inversión inicial que esto requiere.

El coste y tiempo de amortización de la inversión en placas solares para empresas

Una de las mejores inversiones que puede hacer una empresa es la de adquirir placas solares para un sistema híbrido o de autoconsumo, pues al final esto se amortiza y el nivel de reducción de los costes energéticos es bastante considerable.

El retorno económico de esto es elevado, pues en cinco años se logra una amortización total, pues la tasa de retorno está entre 15% y 20%.

El precio que tiene esta instalación depende directamente del tipo de placas que se instalan, la cantidad de ellas, así como las necesidades de energía eléctrica que tiene la compañía que se decide por este servicio. Sin embargo, se estima que la inversión inicial puede superar los 90.000 €, aunque en las compañías de mayor consumo puede ser más de 700.000 €.